Migraña, running y copas.

El Trail des Écrins me hacía una ilusión tremenda... Meses de preparación, horas proyectándome en esta primera carrera por montaña y hasta algún golpetazo entrenando cuesta abajo. Incluso tuve tiempo de pensar en trucos para correr en el campo y contároslo aquí. Todo con tal de que ese día fuera tan bonito y glamouroso como soñaba:


Y llegó el momento de viajar. Qué bien, Príncipe también se iba de finde y así pudimos compartir trayecto y noche en Barajas antes de volar a nuestros destinos. Con la emoción de las vacaciones nos pusimos guapos y nos vinimos muy, pero que muy arriba. Que si qué bueno está aquí el sushi! - Pues pedimos más... Que si nos tomamos una copilla...? -Y dos si hacen falta jijiji... - No te pensarás tomar otra jejeje -Pues ala yo también jajaja... - Ay qué bien me lo paso contigo jijiji, y yo contigo jojojo... - Total ya para la hora que es ni me acuesto jijiji - Pues venga vamos a por la última jajaja...


Hoooola Alpeeees!! Estoy muertica, pero ahora a cenar bien, dormir mucho, y mañana correré fresca como Heidi y veloz cual gacela.
Sí, no..? Pues eso.


Si es que me creo que puedo seguir haciendo las mismas bobadas que cuando tenía quince años... Y no me siento orgullosa! Pero oye, está bien dejarse llevar de vez en cuando y rendirse a lo imprevisto, no creéis? Como dije una vez, bendita inmadurez! Y qué contenta estoy de poder repetirlo a pesar de todas las llamadas al orden y a la sensatez que se empeña en darnos la vida.


Y vosotros qué, la seguís tramando? Me encantaría oír vuestras historias!!

Muchas gracias y feliz verano a todos!


Comentarios