lunes, 28 de diciembre de 2015

Balance

Creo que es el primer balance de fin de año que hago en mi vida. Pero la ocasión lo merece, porque 2015 iba a ser mi año; el año de la nueva vida, los dibus, el blog, los gallos, el campo, el amor. Madre mía, qué pesada estaba.

Los primeros meses anduve con la cabeza loca, llena de proyectos e ideas. Ahora que podía vivir más tranquila, iba como una moto. El ansia viva en persona, sí, pero ilusionada y contenta como nunca.

En junio, LA noticia; en un segundo, adiós planes.



Me llamaron SuperIzas y lo convertí en mi imagen porque era divertido y una bonita manera de explicar mi ausencia. En realidad fueron meses de médicos, hospitales, tratamientos, cambios, esperas, miedo, incertidumbre y tremenda operación para rematar. Mi nueva vida, jaja; y me la quería perder.

Ahora qué? Todo ha salido bien y me voy recuperando. Nadie me asegura que todo esté perfecto pero yo voy a pasar página y a vivir como si lo estuviera. Fuera trenzas, guantes, capa y mallas de catwoman!

Claro que esto marca, cómo no. El miedo para siempre, el recelo, la sensación de vivir en la cuerda floja. También valoro más la vida, y me preocupo un poquito menos por tonterías, pero anda que no me queda aún por aprender. Aunque tengo secuelas, lo que me queda es muchísimo más de lo que he perdido. Y hasta me consuela el ranciofact "podía haber sido peor". Porque sí, podía haber sido mucho peor... Y ostras, lo pienso y se me quitan las ganas de quejarme.

Lo importante es que ESTOY. Estoy aquí, estoy bien, corro, salto, bailo, dibujo y me compro vestidos. Y me alegra infinitamente poder contároslo! Además, me he sentido tan querida, tan cuidada, he vivido momentos tan bonitos que casi diría que ha merecido la pena. Con la boca pequeña, pero sí. Gracias a todos; ojalá sea capaz de devolver la mitad del cariño que he recibido.



Y tras este post agridulce, simplemente quiero desearos y desearme lo mejor para el próximo año!



[He estado poco activa en el blog. Ahora mismo me cuesta mantener el tono de los post "anteriores a", y no sé, ni quiero, hacerlo de manera artificial.
A lo que voy. Este año retomo con fuerza mi actividad y proyectos, y si no es aquí, podéis seguir mis dibus e historias en aplicaciones más inmediatas como Facebook, Instagram o Twiter.
Y si queréis un dibu, información o cualquier otra cosa, hablamos por mail: dibusdeizas@gmail.com].


viernes, 18 de septiembre de 2015

Super Izas

Últimamente he recibido un montón de dibujos de niños. Todos me encantan, pero el de Jules nos hizo especial gracia:

Así que de repente y sin superpoderes, me he convertido en Super Izas. Y como las heroínas tienen importantes misiones que cumplir, termino agotadica de la vida.

En los ratos que me quedan hago cuatro dibujos, me pego una carrerita por el páramo y riego los tomates. Ya no tengo tiempo para andar a vueltas con la bombona de butano y la Brita; de mis nuevas hazañas no os puedo hablar porque los superhéroes nunca desvelan sus secretos.

Una cosa sí os digo: esta historia para un rato bien, pero en cuanto deje KAO al último dragón me suelto la melena, retomo los pinceles a tiempo completo, y ya me han visto el pelo. Que estos guantes pesan mucho y las trenzas de boxeadora me sientan fatal. Y eso que Hillary Swank estaba monísima con ellas; no hay derecho.

Gracias por seguir ahí, y besos a todos!!!

jueves, 7 de mayo de 2015

Me entiendes lo que te quiero decir?

Podría, pero no os voy a hablar de los malentendidos entre miembros de una pareja con diferentes lenguas maternas. Porque es un rollo y porque sobre rollos conyugales ya hice otro post.

Si tu pareja es de otro país pasas años intercambiando pelis, libros, lugares y costumbres. Es guay. Pero no siempre nos hace gracia lo mismo. Y no hablo sólo de la curiosa manía que tienen los franceses de enseñar el culito (en el mejor de los casos) a la tercera copa. Esto me va a costar una bronca, pero unas risas también, así que me arriesgo:


Me puedo pasar la vida buscando youtubes de Martes y Trece, Les Luthiers, Eugenio o Gila (hasta a José Mota le he puesto) para que Príncipe se ría, pero ná de ná...

Y luego va, y con lo que menos te imaginas se monta un fiestón que puede durar semanas.
Ayer por casualidad descubrió a Fernando Fernán Gómez.... Figuráos!




Por cierto, el otro día soltó un "al ataqueeeeeeeeerrr!" cuando empezamos a cenar...
Qué orgullosa me sentí!

Muchos besos para todos, y corriendo me voy a esconder hasta que pase la tormenta!!.

jueves, 16 de abril de 2015

Cómo ser feliz en el campo (Mi vida rural, parte III)

Tras estos meses dedicándome a pintar, he de confesaros que no me estoy haciendo rica pero sí mucho más feliz. Porque disfruto enormemente de lo que hago, y porque después de todo me encanta estar aquí.

Y como gano menos dinero, pues gasto menos. Y listo! Aunque me sigue encantando ir de finde por ahí y de japo en japo, también he descubierto un montón de cosas placenteras y gratis para hacer en este paraje perdido:


Es por eso que ahora estoy haciendo mía la máxima de "no es más rico quien más tiene sino quien menos necesita". Sin exagerar, claro.


Pero.... OJO!!....  CUIDADO!!  .... LEER CON ATENCIÓN!!!...
Hay una variante muy peligrosa de esta frase, que definitivamente NO comparto, y que he escuchado más de una vez. No os dejéis engañar!! Al final la verdad siempre sale a la luz:


(sin intenciones sexistas el dibujar un chico, prometido!!)

A mí no me la vuelven a dar con queso!
Muchos besos a todos, y feliz primavera!!

jueves, 26 de marzo de 2015

... y qué tiene que ver Príncipe en esto? (capítulo II)

Terminaba el anterior post en el punto 3), pintando cosas bonitas con mi novio de entonces. Pero debido a la precariedad laboral, que no la hemos inventado ahora, y buscando un futuro mejor...

4) Me fui a trabajar a Eurodisney, soñando con pintar un día los bonitos decorados del parque (pero sólo trabajé de camarera vaquera y de pirata, y no toqué un lápiz).
Y sí, París es requeteprecioso, pero engordé, me salieron granos, el uniforme Wild West Show me sentaba fatal, no tenía un duro y echaba mucho muchísimo ver el sol.



5) Huyendo de la lluvia volví a España y empecé a trabajar en El Corte Inglés como escaparatista, que suena genial pero no mola nada.
De dibujar, ni me acordaba. De mi sueño de vivir de ello, ni rastro. Ni de otras ilusiones, la verdad sea dicha, pues murieron tras años descargando camiones en el muelle y trabajando los domingos gratis, entre otras cosas.
Qué curioso, a pesar del sol a raudales, fue la época más negra:


6) Un día conocí a Príncipe, me pidió que le hiciera un retrato en sus autodefinidos de la playa (para qué me haría yo la chula diciendo que sabía dibujar?)... Me salió fatal:


7) Pero me hizo recordar que antes dibujar me hacía muy feliz, me picó el gusanillo y empecé a regalarle dibus que ilustraban nuestra historia recién empezada.
Desde entonces hemos llenado una pila enooooorme de Moleskines!


... Con dibus para todos los gustos:


El que sigue relata nuestro primer viaje en coche juntos, horas antes de que me pidiera que lo retratara en la playa:

Ahora hace seis años que nos conocimos. Qué mejor momento para contaros esta historia, no?
Así que hoy no hay besos para nadie, para él todos!!

Las gracias por seguirme sí os las doy ;) ... Hasta pronto!

martes, 17 de marzo de 2015

¿De dónde vienen los dibus... (capítulo I)

1) De pequeñita me encantaba la gimnasia rítmica, el ballet y dibujar, pero esto último es lo único que se me daba medio bien:


(Aún tengo la espinita clavada por no haber conseguido hacer el spagat).

Yo me recuerdo como una nena calladita y formal, pero rebuscando entre los viejos dibujos, he descubierto que tenía la vena reivindicativa muy desarrollada:


2) Lo que más me gustaba era dibujar chicas y pronto me especialicé en looks ochenteros (jerseys de Privata, jeans lavados a la piedra, mitones, crestas de colores y compañía). Y cuando me preguntaban qué quería ser de mayor, decía que punki.

(Modestia aparte, el siguiente me parece muy conseguido, en su género ;))



3) Pero llegaron los noventa, cambiaron las modas, seguí dibujando...


... Entendí que ser punki no es una profesión y decidí que mi futuro iría ligado al arte, de una forma o de otra:


3) Así que primero estudié Historia del Arte, luego Ilustración, empecé a pintar de manera profesional con mi novio de entonces...


... y a aunque no se llamara Príncipe ni me fuera con él a vivir al campo, enamorada hasta las trancas, hicimos cosas muy bonitas, como por ejemplo ésta:

(Continuará... pronto!).

Besos a todos! También a las que se reían de mis pintas (con cuánta razón!), a quienes sufrieron mi corte de pelo punki justo después de hacer la comunión, y a mi novio de entonces, claro que sí!



martes, 3 de marzo de 2015

Y los dibus son para....



Muy breve que este vestido no me deja respirar!
Fuera pantys push-up, fuera pestañas postizas...
Ahí va nuestro auténtico y verdadero video friqui-casero del sorteo ante notario (Marianne). Con servidora sacando papeletas y Príncipe grabando!

video

Afortunados, enhorabuena e id pensando qué dibu os gustaría tener colgado en vuestro rincón favorito de casa!!
Y a todos... muchísimas gracias por haber participado, y gracias cómo no a todos los que siempre compartís desinteresadamente y sin super premios por medio!



Nos vemos prontito en el próximo post; tendré que aprovechar la tregua climática para darles cuartelillo a los sabañones, a la bombona y a la brita, y hablaros de otras cosas (antes de que este sitio se llene de bichos y tenga que hacer la tercera entrega de Mi Vida Rural).

Muchos besos!!

jueves, 19 de febrero de 2015

Cómo sobrevivir en el campo (parte II)

Suena muy superficial, pero es así:
Yo tenía mucho miedo de que al estar aquí, con Príncipe Chef en casa, acceso ilimitado al frigo y a las galletas y usando leggings a diario, en cuestión de semanas duplicara mi peso y en un par de meses me tuvieran que mover con grúa (me marcó mucho la mamá de Gilbert Grape).


Así que me puse tres normas de obligado cumplimiento: (en rojo el balance tras este tiempo)

Nada, ni una. Pero he descubierto la manera de mantener línea y cuenta corriente a la vez:
Vivir en esta casa en medio del campo sin vecinos y mal aislada; el calor se escapa por las rendijas por mucho que pongamos la calefacción. Entonces qué? Pues calentamos unas horitas por la noche, y el resto del día me recluyo en el taller junto a la estufilla mientras el resto de la casa está bajo cero. Y de ahí no me muevo salvo en caso de extrema necesidad (que no es redesayunar cada diez minutos).


Pero este truco tiene una cara B que nunca adivinaríais!
Tras un mes sufriendo de los pies a lo loco, fui al médico y me dijo: "No, tranquila, no es artritis, ni reúma, son SABAÑONES"  (Cómoooo...?)
El caso es que si no fuera porque duelen y pican como mil demonios, hasta me haría gracia, porque suena como muy retro, no? Tener sabañones....


Así que ni zapas flúo, ni trenkita de cuadros... Mi último shopping han sido unas pantuflas de lana y peluche y unas botacas con borrreguito, ambas números más grandes del que uso normalmente.
Tó glamour.

Desde esta nevera, muchos besos para todos y gracias por venir a leerme!

jueves, 29 de enero de 2015

Cómo sobrevivir en el campo (parte I)

Seguro que partir de ahora dedicaré varios post a mis andanzas rurales, así que os sitúo. Mambry es un pueblo muy pequeñito. Wikipedia dice que tiene 97 habitantes; yo en el año que llevamos aquí no he visto tantos ni en la procesión de la Virgen, y eso que es en mayo y hace calorcito. Por supuesto que gallos, ovejas, perros pastores, arañas y demás bichos sí los hay, y a patadas.

Por eso vivir en esta casona es muy distinto a cuando vivía en mi apartamentito alquilado en Villa de Prado (nueva urbanización de Valladolid). Para Príncipe, el colmo de lo impersonal. Para mí, el paraíso de la calefacción central, el agua caliente a go-gó, el súper a dos pasos y varios enchufes por habitación.

Entenderéis ahora que a fuerza de desventuras estoy aprendiendo un montón de cosas:

1) El campo no tiene farolas. Si vas a pasear o a correr, prográmate porque cuando se hace de noche, se hace de noche. O sea que no se ve. Nada.


2) Mi relación amor-odio con la bombona de butano. Yo creía que estos trastos eran reliquias del siglo pasado, pues no. Aquí es la única manera de tener un hilillo de agua caliente (la quiero), pero siempre se acaba cuando reúno el valor de lavarme el pelo cada tres o cuatro semanas (la odio con todas mis fuerzas). Me creáis o no, ayer mismo me pasó, creo que fue su venganza por preparar un post contra ella. De ahí la expresividad del dibu:


3) Y relacionado con el punto 2), se ve hay una ecuación entre la altitud a la que está el depósito de agua del pueblo y la altitud a la que está tu casa para saber a qué presión sale el agua del grifo. Con tan mala suerte que en nuestro caso, imagináos, el resultado de la X es cero bares.

Me ahorraré el tema "Precauciones de uso del wáter" porque no me parece de buen gusto. Y además no quiero convertir esto en una retahíla de miserias, cuando en realidad vivir aquí tiene muchísimas ventajas. Como por ejemplo que las estrellas se ven fenomenal.


Entre otras, supongo.
Muchos besos a todos y si alguien no me cree le invito a una vuelta de comprobación y a un vinito después!

Patri, este post va por tí!! (amiga que hizo el camino inverso del campo a la ciudad y ahora está muy feliz de vivir en un pseudo-Villa de Prado).

martes, 13 de enero de 2015

#Je suis Charlie

Siempre que estoy con Príncipe en Burdeos vamos Mollat, enorme librería con millones y millones de libros. Y siempre salimos con unos cuantos, de los cuales dos o tres suelen ser clásicos franceses,  un tostón de leer pero queda guay tenerlos en tu estantería.

Estas navidades fuimos con unos amigos. Y después de una hora allí, con los brazos cargados de Balzac, Maupassant, Rabelais y premios Nobel, le dije a Príncipe: "Julien ha cogido un cuento para Camille, un livre de cul* para él y se aburren; deja de hacerte el cultureta, pagamos y nos vamos a comer". Y nos reímos muchísimo, porque sabe que me encanta la expresión "livre de cul" ( =libro de culo = libro/revista/cómic porno).

Todo esto para contados el libro en cuestión era "Le Village de Femmes", que su autor era Wolinski, que yo no lo conocía de nada pero Julien es súper fan de sus viñetas, y que dicho autor murió tres días más tarde junto a otros compañeros en el atentado a la revista Charlie Hebdo.


Los asesinaron por reirse de las religiones y nacionalismos mal entendidos y por ridiculizar a los ignorantes que matan en nombre de tales ideas. Y también por no ceder a las repetidas amenazas y  ataques que sufrían desde hacía tiempo y por seguir convencidos de que cada uno puede expresarse libremente y satirizar lo que le dé la gana. En mi opinión, unos valientes.

Desde este pueblito perdido, mi pequeña contribución a la memoria de estos dibujantes y a la del resto de víctimas de tantas ideas extremistas que llevan al odio y al terror.



(Disculpadnos los kilos de más, no pensábamos tener que salir en la foto en pleno enero, y menos por culpa de estos enfermos).